Esta primera píldora digital corresponde a una dosis de carga de reflexión y declaración de intenciones sobre lo que pretende ser este blog.

Antes de empezar a compartir el contenido que tengo pensado, he considerado apropiado mostrar primero mi visión acerca de este proyecto y contar sus orígenes, a modo de presentación del blog desde un punto de vista muy personal.

Empezamos…

58º Congreso SEFH: El primer paso hacia una Farmacia Hospitalaria Digital

Todo tiene un principio. 

Quiero pensar que el origen de esta aventura digital surgió espontáneamente de mi interior, pero siendo sincero, diré que hubo un gran “acelerador” que todo lo cambió para mí, y que fue el 58º Congreso de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), celebrado en Málaga en Octubre de 2013.

Tengo un gran recuerdo de aquel congreso, no solo por su contenido y por las personas que conocí, sino por la sensación de que algo estaba cambiando y que podía formar parte de ello.

Por aquella época era residente de tercer año, pero no me “tocaba” acudir al congreso porque ya había estado el año anterior en el 57º Congreso SEFH de Bilbao. Tuve la suerte de que mi tutor y mi jefe me permitieran ir a cambio de otro curso al que tenía menos interés en ir.

Una vez en Málaga tuve la oportunidad de ver por primera vez en persona a Sergio, el cual se había convertido ya en un amigo tras comenzar juntos la andadura de “STOP Errores de Medicación” ese mismo año (y que por cierto, fue uno de los proyectos 2.0 mencionados por el presidente de la SEFH en la sesión inagural).

También pude desvirtualizar a algunos sherpas 2.0 como Luis Carlos, Emilio Monte, Olga Navarro y M.A. Mañez.

Tras aquel congreso intuía que la Salud Digital iba a suponer un gran cambio para la atención sanitaria, un cambio impulsado por la tecnología pero que tenía que ver más con las personas y su capacidad de adaptación a este nuevo entorno. Todo ello para mejorar la calidad de la atención sanitaria que damos a nuestros pacientes.

Creo que fue a raíz de ese congreso cuando empezaron a surgir cada vez más iniciativas, proyectos y publicaciones [1] relacionadas con la Farmacia Hospitalaria en el entorno digital. También se notaba que poco a poco  eramos más en Twitter [2] y en #FarmaciaHospitalaria. Se empezaba a formar la red que es ahora y que une a cientos de profesionales de la Farmacia Hospitalaria por toda España (y parte del resto del Universo).

Ahora, echando la vista atrás, puedo decir sin mucho miedo a equivocarme que el 58º congreso SEFH de Málaga fue el primer paso adelante hacia una Farmacia Hospitalaria Digital (y creo que no solo para mí).

El Congreso #SEFH12: El primer paso adelante hacia una #FarmaciaHospitalaria Digital #FHDigital Clic para tuitear

Debido a la importancia que tuvo para mí el lema de aquel congreso (“El farmacéutico de hospital ante el reto de la Salud 2.0“), lo he tomado prestado para la primera entrada de este blog, al cual he decidido llamar “Píldoras Digitales“. Desde aquí pretendo desahogar mis inquietudes digitales y que también sirva de punto de encuentro para aquellas personas que estamos interesadas en la Salud Digital, más allá del colectivo al que pertenezcamos.

Si quieres conocer un poco más del proyecto puedes leerlo en esta página.

Las puntas de lanza de la Farmacia Hospitalaria Digital

Para ser justos, también debo mencionar a varias personas por haber despertado en mí el interés por unir la Farmacia Hospitalaria a la Salud Digital.

 – Dr. Luis Carlos  Fernández Lisón y su blog ImagineFarma.

– Jan Thomas de Pourcq, y su Chuleta del FIR, el primer Blog de Farmacia Hospitalaria del que yo tuve constancia.

 – Dr. Emilio Monte Boquet y su equipo del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Universitario y Politécnico de La Fe, con su blog de la UFPE y  eDRUIDA por supuesto, referentes nº1 en Farmacia Hospitalaria 2.0.

 – Dr. Juan Carlos Juárez y su blog del CIM del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Vall d´ Hebron.

Todo este tiempo les he tenido a ellos como referentes dentro de la Farmacia Hospitalaria 2.0 (y  también a muchos más “extra FH que menciono aquí”). Aprendiendo de todos ellos se me fue abriendo un camino antes no explorado y que me ha impulsado sin duda para dar salto, igual que también a muchos otros anteriores a mí. En mi caso yo me siento agradecido por ello y mucho más después de conocerlos en persona y poder colaborar con ellos en algunos proyectos y publicaciones, como por ejemplo este póster sobre la Blogosfera Farmacéutica Hospitalaria que enviamos al 62º congreso SEFH de Madrid (2017):

Tras aquellos primeros meses después del congreso, la semilla ya estaba puesta en mi cerebro. Sabía que algo tendría que hacer tarde o temprano para contribuir a esa transformación digital de la Farmacia Hospitalaria.

Pasaron los años con esa idea en la cabeza pero con dudas de si iba a poder hacerlo, cómo hacerlo, etc….pero eso sí, con la seguridad del tener que hacerlo.

Mientras tanto, iba satisfaciendo esa necesidad de compartir lo aprendido y mi “inquietud digital” a través de mi Twitter personal y otros proyectos ilusionantes como “STOP Errores”, hasta que un día…

Competencias Digitales y Farmacia Hospitalaria.

A finales de 2017 fue cuando empezó a tomar forma esta aventura, y fue gracias a que me decidí a organizar un curso de Competencias Digitales aplicadas a la Farmacia Hospitalaria en mi propio servicio de Farmacia del HUNSC. A raíz de este proyecto docente empezaron a surgir más oportunidades formativas para impartir a lo largo del año, tanto a residentes de mi propio hospital como a otros especialistas de Canarias

El propio proceso de diseño, búsqueda bibliográfica y generación de contenidos para ese curso es lo que realmente me ayudó a organizar mis ideas, y que finalmente se han materializado en este sitio web, que no podía tener otro nombre sino Farmacia Hospitalaria Digital (aunque un poco largo, ya lo sé ;P).

Durante 2018, viviendo esas experiencias tan enriquecedoras para mí, me di cuenta pronto lo necesario e importante que era la adquisición de competencias digitales por parte de los profesionales sanitarios para impulsar la Salud Digital,

De esta manera, a pesar de pensar siempre que ya llegaba tarde, decidí predicar con el ejemplo y me tiré a la piscina tras mucha meditación de almohada y algo de paciencia…

La digitalización de la Farmacia Hospitalaria.

A modo de reflexión final y para que entendáis la línea que seguirá este blog, os cuento mi visión personal sobre la digitalización de la salud y como encaja la Farmacia Hospitalaria en ella:

Internet lo ha cambiado todo, aunque el entorno sanitario se resista.

Lo digital ha invadido procesos dentro de todos los sectores y a la sociedad, incluso hay empresas que ya nacen completamente digitales (AirBnB, Dropbox, Paypal, etc). Esta digitalización de procesos e incluso de los propios servicios o productos que ofrecen permite ganar en eficiencia y adaptar esos servicios o productos continuamente a las necesidades de sus usuarios o clientes (a la vez que se obtienen simultáneamente datos y más datos que permiten analizar resultados de su desempeño en tiempo real). Es un círculo virtuoso que muchos han aprendido e implementado (Amazon, Netflix, Google…) pero que en el mundo sanitario todavía no ha impactado como se espera.

¿Cómo cambiará la transformación digital el modelo y la propuesta de valor del mundo sanitario? ¿estamos apostando ya por una digitalización que ofrezca un mejor servicio y que permita obtener mejores resultados? 

Vivimos en una época compleja y un poco disociada en lo que respecta al entorno sanitario-tecnológico. Por un lado estamos hablando de las bondades del Big Data y de la inteligencia artificial y por el otro seguimos con historias clínicas en papel y midiendo indicadores de actividad en lugar de resultados en salud. Mucho espacio entre el cielo y la tierra. Hablaremos en un futuro de esta disociación en el blog 🙂 .

Esto me lleva a pensar que a pesar del evidente progreso tecnológico y científico y de la gran penetración en España de internet y tecnologías digitales como el “smartphone“, sigue haciendo falta la adquisición y actualización continua de determinadas competencias digitales para poder hacer frente a la transformación digital del sistema sanitario  (y sí, por supuesto que está afectando a la Farmacia Hospitalaria, de arriba a abajo y de izquierda a derecha).

Competencias transversales para cualquier profesional o ciudadano como la comunicación o la gestión de información son todavía más importantes en el entorno sanitario que antes, ya que éstas han cambiando absolutamente con la llegada de las TIC… ¿Quién se encarga de dar la formación necesaria para que seamos competentes digitalmente y saquemos partido de las TIC en nuestro día a día? 

En el ebook que hemos escrito, titulado Las 6 competencias digitales de los profesionales sanitarios podrás encontrar más información sobre esas y otras competencias digitales que necesitamos para impulsar juntos la Salud Digital.

Lo que sí tengo claro es que una de las principales culpables del retraso de esta transformación es la brecha digital que existe actualmente en competencias digitales, pero tiempo al tiempo 😉 .

Respecto a los pacientes y ciudadanos, sabemos que por primera vez en la historia tienen al alcance de sus dedos prácticamente tanto conocimiento y tecnología como los profesionales sanitarios. Esta circunstancia, de la misma manera que le otorga a los pacientes autonomía y poder de decisión, también obliga a los profesionales a adaptarse al cambio, capacitarse digitalmente y a hacer de facilitadores, orientadores y prescriptores de recursos web que sean apropiados para cada paciente en cada situación (y evitar infoxicación, “fake news sanitarias“, etc). 

Tras el boom de la web 2.0, todo parece indicar que los pacientes han cambiado y que ha llegado la hora de modificar la relación vertical y paternalista que tenemos con ellos por una más horizontal, donde la confianza, transparencia y comunicación (presencial y no presencial) permitan la toma de decisiones conjuntas en busca de los mejores resultados en salud.

Esta vez, el límite lo ponen los usuarios (los pacientes y nosotros, etc.) y no la tecnología con las que trabajamos. Son ellos los que demandan una salud más digital acorde a la época que vivimos…

La salud nunca será 100% digital, pero incorporar procesos y servicios digitales con ayuda de internet y dispositivos móviles hará que la atención sanitaria que damos a nuestros pacientes sea mejor en calidad percibida, resultados y eficiencia.

Si hoy en día sabemos que el conocimiento está en internet, y los profesionales sanitarios somos profesionales del conocimento, estaréis de acuerdo conmigo en que tenemos que aprender a usar y a enseñar internet y herramientas digitales.
Por el otro lado, emergen nuevas tecnologías digitales (pero nuevas de verdad, que para muchas personas las redes sociales siguen siendo “nuevas TIC”) con aplicaciones dentro de la Salud digital y de la Farmacia Hospitalaria que ni podemos llegar a visualizar el potencial que tienen:
  • Blockchain: Trazabilidad de pedidos, contratos inteligentes, etc.
  • Impresión 3D de medicamentos: Nuevas formulaciones de medicamentos, farmacoterapia de precisión, etc.
  • Big Data, Machine Learning e Inteligencia Artificial: Análisis de grandes datos de salud para tomar mejores decisiones en tiempo real, autovalidación farmacéutica, etc.
  • Chatbots: Seguimiento de adherencia terapéutica, promoción de hábitos saludables y prevención de efectos adversos (patient engagement).
  • Wearables y el Internet de las cosas: Monitorización de variables fisiológicas y reporte de efectos secundarios de medicamentos (Patient Reported Outcomes).
  • Drones: ¿Dispensación a domicilio? (tema controvertido).

 

En mitad de todo este cambio digital nos encontramos l@s farmacéutic@s de hospital, dispuestos a continuar con la misma misión, valores y objetivos que siempre, pero buscando resultados y soluciones digitales que aporten verdadero valor tanto a los pacientes como a compañeros sanitarios y al propio sistema.

Somos un colectivo versátil y en continuo redescubrimiento [3]. Llevamos cambiando y adaptándonos desde que nacimos, así que estoy seguro que esta vez no será menos.

Las preguntas que me hago 6 años después de aquel congreso de Málaga son: ¿Estamos ahora preparados para este cambio? ¿Somos capaces de digitalizar nuestros procesos y orientarlos hacia las necesidades de los pacientes? ¿Qué competencias y herramientas son las que podemos y debemos usar para desempeñar nuestra labor de una forma mejor? ¿Serán las nuevas tecnologías emergentes las que permitan avanzar a la Farmacia Hospitalaria hacia un nuevo modelo “digital”? ¿o debemos primero ser competentes digitalmente para adoptar esas tecnologías de una forma adecuada y más eficiente?.

Muchas preguntas por responder todavía…


Si has leído hasta aquí, me encantaría conocer tu opinión sobre lo que es para tí la “Farmacia Hospitalaria Digital”, lo que te aporta y lo que consideras más importante para que se oriente hacia un modelo digital.

Puedes comentar debajo de esta misma entrada o tuitear en nuestro hashtag #FHDigital.

Bienvenid@ a Píldoras Digitales  y muchas gracias por pasarte!

Píldoras Digitales blog


BIBLIOGRAFÍA

  1. Monte Boquet E, Juárez Giménez JC, Fernández Lisón LC. Farmacia hospitalaria 2.0: quedarse fuera no es una opción. Rev. O.F.I.L. 2015, 25;2:71-72. Disponible en este enlace.
  2. Montero Delgado JA, et al. «6ER-029 Spanish Hospital Pharmacy Twittersphere: A Quantitative Study». Eur J Hosp Pharm, vol. 25, nºSuppl 1, marzo de 2018, pp. A242-43. ejhp.bmj.com, doi:10.1136/ejhpharm-2018-eahpconf.521.
  3. Abramowitz, Paul W. «The Evolution and Metamorphosis of the Pharmacy Practice Model». American Journal of Health-System Pharmacy: AJHP: Official Journal of the American Society of Health-System Pharmacists, vol. 66, n.o 16, agosto de 2009, pp. 1437-46. PubMed, doi:10.2146/ajhp090286.

Descarga gratis el ebook

Las 6 Competencias Digitales de los Profesionales Sanitarios

Descarga gratis el ebook

¡Muchas gracias! Para poder descargar el ebook, confirma la suscripción en el email que te acabo de enviar (revisa carpeta spam si no lo ves). Al cabo de unos momentos te llegará otro correo con el enlace de descarga del e-book 😉